Consejos para una relación sana

Primero, no te apresures, conoce la persona con la que quiere estar, sus detalles, sus locuras.
Luego la buena comunicación está en la base de una relación sana, y sobre ella se pueden construir vínculos fuertes, que nos ayuden a ser mejores con nosotros mismos y con el otro.
La sinceridad es una cualidad fundamental, que muchísima gente busca en los demás, y de hecho es muy importante en una relación.
Aceptar los errores y aprender a pedir perdón es básico. Por más que seamos tercos, hay que saber aceptar cuándo estamos equivocados, o cuándo es ocasión de pedir disculpas. Sin sarcasmo, genuinamente.
Escucha, no todo es tan simple como a veces se piensa. Hay veces que no se llegan a un acuerdo simplemente por maneras diferentes de pensar. Ten la capacidad de ponerte en el lugar del otro y de aceptar que no necesariamente tiene que pensar como tú.
La comprensión, la paciencia y la tolerancia hacen una relación basada en la confianza dejándola fluir.