El Perfume de los Ángeles

Los perfumes celestiales son sutiles energías que transitan por las líneas cósmicas que atraviesan la tierra y tienen la propiedad de manifestarse a través de flores, plantas, árboles, resinas, semillas, rocas, maderas, y en toda y cada una de las minúsculas partículas de la Creación. Estas fragancias alcanzan también a los ángeles.

Ángeles: El perfume de las frutas, flores de árboles y plantas frutales.

Arcángeles: Prefieren las flores silvestres, ramas de pino, inciensos como sándalo, mirra, benjuí, estoraque, alcanfor, laurel, romero.

Principados: Esencias dulces y suaves como por ejemplo violetas, rosas, ámbar.

Tronos: Flores de lavanda, romero, paraíso, eucalipto, fragancias fuertes.

Dominaciones: Perfume de incienso, benjuí, mirra, semillas olorosas y todo tipo de perfume poderoso.

Potencias: Esencias oleosas de pinos silvestres, ámbar y esencias cítricas.

Virtudes: Flores silvestres y rosas de todo tipo.

Querubines: Esencia de ámbar, rosas, jazmín, violetas, orquídeas, lirio.

Serafines: Gustan de todos los perfumes.